El Estado liberal

Este artículo fue incorporado al libro 

Acerca del poder

Agregar leyenda


 que puede adquirirse en formato digital haciendo clic aquí : 

 Comprar  

El libro será enviado de inmediato en formato e-book a la casilla de correo indicada por el comprador. 

Para adquirirlo en formato papel hacer clic aquí 

FORMATO PAPEL

2 comentarios:

Unknown dijo...

No coincido en que un estado liberal sea "no moral". Creo que el estado debe propender a que los ciudadanos practiquen conductas civilizadas y en cierta medida "morales". Por ejemplo: la desnudez en la vía pública debe ser castigada, sobre todo si hay menores presentes (aunque en ciertos contextos, como hecho artístico, puede ser tolerada). Hay comportamientos sociales que es beneficioso que sean promovidos, como el ahorro, o la solidaridad entre personas, o el cumplimiento de la palabra. Un estado que no promueva valores (nunca que los imponga) corre el riesgo de que la sociedad que lo compone se convierta nada mas que en un "grupo de gente", sin escrúpulos, sin valores, sin objetivos comunes. Sería como involucionar hacia el "estado de naturaleza", como lo describía John Locke. JOSE LUIS BUTTAZZONI

Gabriel S. Boragina dijo...

José Luis :
La cita es de Friedrich A. von Hayek. No es mía. Pero su atenta lectura me dice a las claras que él no se opone a lo que vos decís.
En efecto, Hayek es claro en la cita cuando afirma que esta utilizando el término *moral* en el sentido en el que el estado IMPONE una determinada moral. Pero no necesariamente se esta oponiendo Hayek a que el estado propenda conductas morales. Que el estado liberal no sea moral no significa ni quiere decir que sea o deba ser inmoral. Significa que no debe IMPONER tal o cual moral. Y esto es lo que Hayek allí dice. En suma, no veo ningún desacuerdo entre lo que vos decís y lo que Hayek allí afirma.
Por mi parte, no concuerdo con que el *estado* deba promover o propender moral alguna. Es muy peligroso darle al *estado* la facultad de definir cuáles conductas morales son valiosas y cuáles otras conductas no lo son, porque se presta a discriminaciones y abusos que el *estado* -cada vez que ha hecho uso de esta facultad- no se ha privado de incurrir, convirtiéndose al final en lo que Hayek temía y advierte en su cita.
En mi opinión, la función de promover valores morales no debe ser función del *estado*, sino que reside en la sociedad civil y no en la sociedad política.
En primer lugar, en la educación que -conforme a mi postura, que he argumentado y defendido en artículos y libros- ha de ser exclusivamente privada, con exclusión de cualquier injerencia estatal.
Y en segundo lugar -aunque no en un lugar menor, ni sucesivo, sino simultáneo- debe formar parte de los objetivos de organizaciones intermedias, tales como las iglesias o confesiones de los distintos credos, organizaciones sin fines de lucro, ONG´s, asociaciones civiles, clubes sociales y deportivos, mutuales, sociedades de fomento, de socorros mutuos y demás tipos de entidades civiles propias de la denominada sociedad civil. y mantenerlas bien alejadas de la órbita política que tanto daño termina esta ultima haciendo en todos los asuntos sociales en los que tiene injerencia.
Te mando un abrazo y muchas gracias por tu opinión.
Gaby

Privilegios fiscales

Por Gabriel Boragina © "Las referencias de Wagner y de Seligman se confirman a través de la historia de la tributación en España. S...