Argentina ¿república o monarquía?

por Gabriel Boragina ©

 

Conforme enseña el Dr. Greco, "El concepto de república es sustancialmente negativo, un concepto, pues, que sólo cabe definir por exclusión. República es, en efecto, toda forma de gobierno que no sea la monárquica. Sólo en polémico enfrentamiento con la monarquía adquiere plena significación y sentido. La distinción entre monarquía y república no es una mera dicotomía conceptual, sino una contraposición dialéctica, polar, de dos términos inseparables. Lo que en ella cuenta por encima de todo son las connotaciones emocionales, la carga afectiva de uno y otro vocablo."[1]

"El sentimiento que la palabra república suscitaba en el romano era, en efecto, algo más que una vaga adhesión a las instituciones surgidas de la revolución de 509 a. de C.: era un tenaz e inveterado odio hacia la monarquía, hacia el gobierno personal. Tito Livio lo expone en impecable prosa al dar comienzo a su relato de la época republicana. "Voy a ocuparme —escribe— de los ilustres hechos realizados, tanto en la paz como en la guerra, por el pueblo de Roma una vez dueño de su destino; de sus magistrados, electos sólo por un año, y de las leyes, que están por encima de los hombres". Empieza, según él, una época de libertad para Roma. Y el origen de ésta no hay que buscarlo en la desaparición del poder real, ya que ha pasado íntegro a los cónsules, sino en la anualidad de la magistratura y particularmente en la sumisión de todos a la ley, sorda e inexorable, que no tiene clemencia ni perdón para quienes la conculcan. Gobierno impersonal, gobierno de la ley: he aquí lo que la palabra república significaba en última instancia para el romano"[2]

De este párrafo se desprenden conceptos de suma importancia, ya que por un lado define a la monarquía como un gobierno personal. Y por el otro, denota las características de la república: "la anualidad de la magistratura y particularmente en la sumisión de todos a la ley, sorda e inexorable, que no tiene clemencia ni perdón para quienes la conculcan. Gobierno impersonal, gobierno de la ley"... "leyes, que están por encima de los hombres". Tales pues serían las características básicas y fundamentalmente diferenciadoras, tanto de la monarquía como de la república.

Dado que en la Argentina rige un gobierno nítidamente personal (el del FpV de C.F. Kirchner) ; que no existe anualidad alguna en los cargos públicos y que ninguno de los funcionarios de dicho régimen se encuentra ni remotamente sumido a la ley ; sumado a que no existe ningún gobierno impersonal, ni menos aun ningún "gobierno de la ley", y que las leyes no sólo no están por encima de los funcionarios de dicho gobierno sino que son permanentemente violadas, pisoteadas o ignoradas por los mismos, no cabe pues ninguna otra conclusión que en la Argentina no existe ninguna "república". Y toda vez que la república es lo opuesto a la monarquía y se define por exclusión de esta, tampoco se presenta ninguna vacilación respecto de que el régimen político argentino es una monarquía. Maquiavelo sintetiza los conceptos precedentes de este modo: "las dos formas en que todo Estado se constituye [son]: la Monarquía y la República...la Monarquía figura de lo uno, la República figura de lo vario"[3]. En Argentina rige lo uno, y se excluye por completo lo vario. Ergo, la conclusión vuelve a ser la misma: en la Argentina del FpV gobierna una monarquía.

Según Harrington "La monarquía absoluta es, en efecto, el gobierno de un hombre y está por consiguiente expuesta a los caprichos y la arbitrariedad de éste"[4]. Desde luego, es lo mismo si es una mujer, y su definición vuelve a reflejar lo ocurrido en Argentina bajo el imperio del FpV. Y agrega: "Mas la república no es el gobierno de uno o varios hombres, sino el gobierno de la ley" que es lo que no sucede en Argentina, donde la "ley" es sólo instrumento de opresión del gobierno contra el pueblo y a favor de la masa adicta. Esta masa -es importante aclarar- no es por si mayoritaria. Por lo que será interesante ver –aunque sea someramente- la diferencia entre masa y pueblo.

"En su República, el orador de Arpiño pone en boca de Escipión el Africano estas palabras, que expresan maravillosamente la idea que los romanos se hacían de ella. "República —dice— es la cosa del pueblo; y por pueblo ha de entenderse, no cualquier tipo informe de agregado humano, sino una colectividad unida por las leyes y el interés común"[5]. Resulta pues, clara la diferencia entre masa y pueblo. Masa es "cualquier tipo informe de agregado humano", en tanto que pueblo es "una colectividad unida por las leyes y el interés común". El FpV gobierna para sí mismo, y para su turba informe. Jamás lo hizo para el pueblo.

"Jellinek —desde un ángulo que pretende ser estrictamente jurídico— entiende que el único criterio válido para diferenciar la república de la monarquía hay que buscarlo en el "modo de formación de la voluntad del Estado'". Si ésta se constituye mediante un proceso psicológico personal, y aparece al mismo tiempo como voluntad física de un individuo determinado, estamos en presencia de una monarquía; si, por el contrario, se constituye mediante un procedimiento jurídico, con intervención de una pluralidad de individuos, estamos en presencia de una república. República es, por consiguiente, la no monarquía, la negación del gobierno del Estado por una persona física".[6]

Va de suyo que en Argentina el "modo de formación de la voluntad del Estado'" se constituye mediante un proceso psicológico personal, y aparece al mismo tiempo como voluntad física de un individuo determinado, [ergo] estamos en presencia de una monarquía".

 

 

               

 

 

 



[1] Dr. IGNACIO GRECO. Voz "República". Enciclopedia Jurídica OMEBA - Tomo 24 Letra R Grupo 09, pág. 42

[2] Greco. Op. Cit. Pag. 42.

[3] Greco. Op. Cit. Pag. 43

[4] Greco. Op. Cit. Pag. 43

[5] Greco. Óp. Cit. Pág. 44

[6] Greco. Óp. Cit. Pág. 45

4 comentarios:

Marcos Francisco Roca dijo...

Estimado Gabriel buen tema y bien desarrollada la introducción. Es un tema interesante porque la monarquía o sea el gobierno ejercido por la voluntad de un hombre , es el sistema mas viejo y que por mas tiempo duró en la historia de la humanidad; y lo que siempre ha tenido como nota característica es la permanencia en el poder de la persona coronada hasta que ésta se encuentre físicamente imposibilitado de ejercerlo, por la muerte o por alguna enfermedad que lo incapacite. De todas maneras el tema es más amplio para mí, ya que lo que hay que analizar es conque grado de poder permite una sociedad que se la gobierne, y por cuanto tiempo y con que sistema de selección, este es el tema del poder politico. En primer lugar si una sociedad organiza su gobierno mediante un sistema que exija una renovación por periodos de tiempo determinados, o si va a estar en manos de un hombre hasta su final. El otro tema que tendríamos que ver es cual es la amplitud del poder que la sociedad le da al que gobierna. Las monarquías generalmente nacieron del seno de una aristocracia o grupos de familias que a su vez la controlaban en su poder; así hubo periodos de la historia como en la baja edad media donde los monarcas eran una figura como son ahora las monarquías constitucionales y en cambio hubo periodos de la historia que el poder real se independizaba de los señores que las controlaban y apelando al pueblo directamente se hacían del poder absoluto, tal el caso de las monarquías aboslutas. (continua )
En suma hay que ver los sistemas de gobierno por la extensión del poder que se le da al que manda, y por el tiempo que puede legamente o por costumbre desempeñar ese poder.- Desde esta perspectiva poco importa si es monarquía o republica sino que grado de controles tiene el poder público. En los gobiernos totalitarios el poder es absoluto sobre los ciudadanos donde controlan todo en la vida de las personas, control que alcanza hasta de la vida privada de las personas que les están sometidas, buscan en su afán de poder de apoderarse hasta del pensamiento de sus súbditos, quienes a su vez no pueden exigirle ninguna cuenta de sus actos. Por el otro lado tanto en las monarquías modernas constitucionales, como en las monarquías de la baja edad media y de los primeros reyes romanos su poder estaba limitado por constituciones, señores o aristocracias , como por otras sociedades organizadas como los sacerdotes de las distintas religiones paganas o la Iglesia Católica o Iglesias Cristianas, como por los comandantes de los ejércitos que los sostenían, y los filósofos o pensadores que lo justificaban o criticaban según los casos. También y en no menor medida la opinión publica, que siempre existió, antes de los medios modernos y siempre fue el primer y casi único obstáculo que encontraron los tiranos para sus gobiernos, lo primero que siempre buscaron controlar son los medios de expresión que no se sometían a ellos, (como era antiguamente mediante el teatro, los escritos o las sátiras, o mediante el chisme y los relatos pasados de boca en boca). La libertad de los ciudadanos para criticar a sus gobernantes es una medida importante del grado de poder que se le otorga, en cada sociedad a sus gobiernos. Hay monarquías constitucionales como hay republicas totalitarias (continua en otro bloque)

Gabriel Boragina dijo...

Estimado Marcos :
Muchas gracias por tus comentarios.
Indudablemente el tema "monarquía" requiere mayor desarrollo. Ocurre que, en esta oportunidad, sólo me circunscribí -adrede- a explicar porqué el concepto sería del todo aplicable al caso argentino.
En relación al tema del "poder", del cual me he ocupado en detalle en mis libros, te invito a leer una serie de artículos que he publicado y que lo tocan desde diferentes ángulos.
El link de acceso es el siguiente :
http://www.accionhumana.com/search/label/poder
Los artículos están ordenados cronológicamente en la columna que verás a la izquierda de la pantalla. El primero de la lista es el último publicado (y en el caso, es este mismo articulo que estamos comentando) los subsiguientes (hacia abajo) son los publicados con anterioridad. El tema de fondo de todos ellos es, precisamente, lo que vos señalas : el poder.
En este sitio trato de publicar artículos de divulgación, sin demasiadas pretensiones académicas, por lo que ex profeso no empleo mucho rigor en la exposición.
Si encontras algunos de esos artículos de interés, con gusto los podemos comentar en cada uno de ellos.
Te mando un abrazo.
Gabriel.

maty Robledo dijo...

Buenas Noches,mi pregunta no tiene nada que ver al tema pero me gustaria que me responda si no es molestia,por que Hayek que siempre hablo de libertad,de individuo,y fue un critico del fascismo asesoro a el Dictado Pinochet,que opinion tiene usted de dicha situacion.

Gabriel Boragina dijo...

Estimado maty :
Debo decirte que personalmente no me consta que Hayek haya "asesorado" a Pinochet.
Pero suponiendo que fuera eso cierto, presumo que sí lo hizo habrá sido para convencer a Pinochet de las bondades de la libertad individual y del libre mercado. Tal y como yo lo hago a través de mis cursos, clases, artículos, libros y entrevistas que tengo con muchísima gente, que no profesa por cierto mis ideas. ¿Qué le ves de "malo" a esto?. Yo diría que es bueno y normal en alguien que quiere difundir su ideología lo haga entre quienes no la conocen, o conociéndola no la comprenden.
Claro que ello no quiere decir que Pinochet hubiera aceptado o entendido los consejos liberales de Hayek. Mucha gente escucha a los liberales para luego terminar rechazándolos. Y todo esto –te reitero- suponiendo que ese "asesoramiento" haya existido, lo que personalmente no me consta.
Por otra parte, creo que deberías revisar algunos conceptos, entre ellos los de "Dictadura" y el de "Fascismo". Porque "fascismo" fue lo que aplicó Mussolini en Italia, que no tuvo mucho que ver con lo que hiciera Pinochet, a quien (éste último) sin duda se lo puede catalogar de dictador (en ello presto mi total acuerdo). Pero de allí a decir que hubiera aplicado la doctrina "fascista" en Chile, hay un trecho muy largo. Porque sabrás que el fascismo no es simplemente una "dictadura", sino que se trata de un sistema político-económico con rasgos propios y que -te reitero- tuvo poco o nada que ver en el Chile de Pinochet con lo que aplicara Mussolini en Italia.
No toda dictadura es "fascista". Aunque es cierto que el fascismo –cuando se lo aplica como lo que es- puede llevar a una dictadura.
Es importante tener claro los conceptos.
Te mando un abrazo y gracias por tu pregunta.
Gabriel.

El Derecho (7° parte)

Por Gabriel Boragina © “F. La coerción jurídica en la práctica. Saliendo ahora del aspecto puramente filosófico y emplazando el tema...