Argentina: sin novedades en el frente (ni en el fondo)


Confirmando nuestro pronóstico preelectoral, nada cambió en la Argentina con el resultado -en principio- "adverso" a los Kirchner de las últimas elecciones legislativas.
Es que como también anticipáramos repetidamente, en un marco político donde no existe más "oposición" partidaria a los Kirchner que la que pueda surgir del propio seno del PJ, lo que sucedió en las últimas elecciones no fue ninguna otra cosa diferente a lo que viene ocurriendo desde 2003 a la fecha, los "competidores" electorales son –al menos los que cuentan con mayores posibilidades de ganar- todos pertenecientes al mismo partido: el Justicialista. 
De allí, que en mis últimos análisis de la situación, he insistido en señalar la consolidación de una tiranía de tipo personalista, en este caso del matrimonio Kirchner, pero que no es ajena a la tradición peronista, si –repasando la historia- se tiene en cuenta el golpe de estado militar de 1943, inspirado y (en buena parte) materializado por el G.O.U. siglas del Grupo de Oficiales Unidos, del que formara parte el coronel Juan Domingo Perón, y del cual fuera su figura más descollante y relevante. 
Las analogías son evidentes, el matrimonio Kirchner, tratando de "emular" a Perón y Evita, más allá de las distancias en el tiempo y en la figura, pero empleando los mismos métodos: concentración del poder político y económico hasta donde se pueda, propaganda demagógica insistente, pero unidos a una incapacidad política y económica pocas veces vista en la historia del país.
La sociedad argentina, mayoritariamente fascista (al menos desde 1943 -o quizás un poco antes- en adelante) no concibe otro modo de gobernar el país que no sea mediante esta ideología (y su metodología), ya sea implementando las variantes de fascismo de izquierda o de derecha (para profundizar este punto véase mi libro Socialismo y capitalismo). Puede decirse que J. D. Perón abrió el camino con lo que hoy sería llamado el típico fascismo de derecha, en sus dos primeros gobiernos, el que se tornó en un fascismo de izquierda en su tercer gobierno, que culminara con su esposa Isabel Perón. 
Y el de los Kirchner es –claramente- un fascismo de izquierda. Baste para ello observar la cantidad de ex terroristas de la guerrilla de izquierda encumbrados en altísimos cargos públicos de su gobierno, para que no le quede duda de ello a nadie que pueda pensar un poco, e hilvanar -al menos- dos o tres ideas claras. De allí, su gran simpatía por el dictador venezolano Hugo Chávez, un ejemplo perfecto de un fascista de izquierda.
Ahora bien, volviendo a la coyuntura que tanto gusta a los argentinos ¿qué puede esperarse en el futuro inmediato? Dado que no abrigo ninguna esperanza que la ideología política mayoritaria del pueblo cambie, ni en lo inmediato ni en lo mediato, lo más probable es que los efectos no se noten en lo político, pero donde siempre se notan es en lo económico, campo en el que el fascismo siempre muestra sus resultados más devastadores.  Por ello, creo que los argentinos verán acentuarse la fuga de capitales, la pauperización, es decir, el desastre económico, que ya viene haciendo estragos, y que ni el oficialismo ni la oposición tienen –a juzgar por sus discursos y acciones consecuentes- las mas mínima idea de cómo revertir, si bien por motivos distintos.
Es que tanto el oficialismo como la oposición, o mejor dicho esta última, solo ve todo lo que sucede en la Argentina como una crisis política, y solo ve la económica como consecuencia de aquella, sin darse cuenta que el orden es exactamente el inverso: son las crisis económicas las que desencadenan las crisis políticas, aunque estas últimas pueden agravar –hasta cierto punto- a las primeras.
Y las crisis económicas son siempre desatadas por los gobiernos por tres causas posibles: 1º) ignorancia, 2º) malicia o 3º) una combinación de ambas. Ergo, mi pronóstico es que ni el oficialismo ni la oposición están en condiciones (aunque lo desearan) de solucionar la crisis argentina. La crisis nacen cuando los gobiernos atacan (por cualquiera de las tres causas apuntadas arriba) ciertas instituciones políticas y económicas, que son un reaseguro que la sociedad -en un momento dado- ha tomado contra las crisis. Entre las políticas, destaca la República y su corolario: la división de poderes, y entre las económicas, cabe mencionar a los mercados y sus dos pilares, los precios y la propiedad privada. En rigor, -y como ha enseñado el profesor Ludwig von Mises- es esta última la que da existencia a los dos primeros (mercados y precios), aunque los tres se necesitan interdependientemente para poder existir, de tal suerte que atacando a cualquiera de ellos, se está dañando a cualquiera de los otros dos.
El gobierno del matrimonio Kirchner ha arremetido despiadadamente contra todas estas instituciones originarias y a sus derivadas (las que explicarlas aquí sería demasiado extenso, aunque ya lo hemos hecho en nuestra bibliografía indicada al pie). Y reitero, que no veo a la llamada "oposición" política en mejores condiciones de recuperarlas (suponiendo que estuviera en las intenciones de esa "oposición" esta tarea, punto sobre el que tengo mis serias dudas. Más si recordamos que la verdadera "oposición" al oficialismo proviene del propio seno del partido oficialista, como señalábamos al comenzar, lo que implica que ambos comparten una ideología de fondo, aun cuando esa "oposición" "discrepe" en cuanto a las metodologías de aplicación de esa ideología común que oficialismo y oposición comparten).
Con todo, es muy difícil escapar a la idea –dado el caos actual- que cualquier cosa que venga será mejor a los Kirchner, porque llega un punto que, cualquiera sea la incapacidad política del gobernante de turno, la sociedad civil crea lo que llamamos anticuerpos sociales, mediante los cuales trata de defenderse con los medios a su alcance, de la continua agresión de sus gobiernos, tal como la experiencia histórica siempre lo ha demostrado, y también se está notando en la sociedad argentina.

Gabriel Boragina es autor –entre otros- de los siguientes libros: La Credulidad, La Democracia, Socialismo y Capitalismo , Apuntes sobre filosofía política y económica, etc.

No hay comentarios.:

El periodismo

Por Gabriel Boragina © Comencemos con la definición de nuestro tema: "periodismo De la raíz de periódico e -ismo. 1. m. Cap...