Argentina y sus síntomas de tiranía

Por Gabriel Boragina ©

Se avecina un nuevo simulacro de elecciones en Argentina y resulta otra buena oportunidad para que ensayemos algunas reflexiones sobre la tristísima situación que atraviesa este país del cono sur.
En medio de una espectacular crisis económica, social, moral, política, cultural, educativa, e –incluso- anímica de todo orden como pocas veces fuera visto, el clima electoral se ha vuelto instalar en el feudo, ahora controlado por el matrimonio Kirchner.
Bastante se ha escrito y dicho sobre la dictadura económica que ejercen el par de energúmenos a cargo del poder. De allí que no vamos a ahondar sobre este tema en esta oportunidad, en su lugar hay dos aspectos que quiero resaltar ahora y que tienen que ver con las elecciones que se aproximan.
El primer aspecto es el papel de la oposición política y las críticas que arrecian sobre ella desde todos los sectores, en rigor desde dos sectores bien definidos: el oficialismo por un lado y el conjunto de la ciudadanía por el otro. El otro punto es la cantidad de eufemismos que utilizan la mayoría de los analistas políticos para evitar referirse al gobierno de los Kirchner como lo que es: una dictadura. Empecemos por este último y sigamos con el primero.
Siempre creí que las cosas deben ser llamadas por su nombre, y la manía argentina de utilizar metáforas o eufemismos y circunloquios para evitar hacerlo, siempre me ha resultado altamente enfermiza. Los más "prestigiosos" analistas económicos-políticos critican duramente al gobierno Kirchner y -al hacerlo- describen todos sus actos reprochables, en muchos casos con verdadero lujo de detalles. Sin embargo pocos, muy pocos, son los que se animan a llamar al gobierno Kirchner una tiranía, o una dictadura. Y creo que estas elecciones que se aproximan son una muy buena oportunidad para volver a demostrar que, además de la dictadura económica que los Kirchner ejercen, también son unos perfectos dictadores políticos. En suma, todos los indicadores dan a la "Argentina Kirchner" como una dictadura. Vemos uno de ellos.
Como dijimos, arrecian las críticas de esos dos sectores oficialismo y ciudadanía, contra la oposición política, a saber: el resto de los partidos políticos, y cuadros que integran (alianzas, etc., infaltables en toda víspera de elección y que suelen diluirse después de ella tan rápido como logran constituirse). Vale la pena aclarar que en este punto, oficialismo y ciudadanía no están "unidos" por el "amor" sino por el espanto. Un espanto que es tanto reciproco de uno hacia otra como de ambos hacia la oposición.
Se dice que la oposición es "débil", que esta "desarticulada, separada, confrontada entre sí" y es "inoperante" (entre otros calificativos análogos). Y yo coincido con todos estos adjetivos que se le endilgan hasta este punto. Luego, el resto de los analistas se pierden en "patrióticas" arengas para que esa oposición se una, converja en algún tipo de alianza, para enfrentar la pretensión de poder omnímodo de los Kirchner. En este lugar el análisis pierde la objetividad de los hechos descriptos e ingresa en la típica ingenuidad que en mis otros trabajos he tildado con el nombre de infantilismo. Pero veamos las causas posibles de esta verdadera inoperancia política de la oposición partidaria.
Creo que puede haber dos grandes motivos: el primero, llamado a) la oposición política es inoperante en su rol de oposición porque está en secreta complicidad con el oficialismo, o el segundo motivo, llamado b) podría ser que su neutralización deviene del hecho que está impedida políticamente de actuar por el oficialismo, a través de diferentes tipos de medios que no son claros y que mediante diferentes mecanismos evitan de hacerse públicos. Ahora bien, ya sea por la razón "A" (turbia complicidad con el gobierno) o por la razón "B" (neutralización espuria y clandestina del gobierno que paraliza su actuar) llegamos por ambas vías al mismo destino: vivimos en una tiranía.
Si se me pregunta a mi cual de los dos motivos creo que han eclipsado la oposición política argentina, me vuelco -casi sin dudarlo- al primero, al llamado (a). Es cierto que hay que considerar una tercer opción, por la cual se esté dando el caso de un contar con una oposición cuya pobreza intelectual y operativa (aunque no económica, claro está) sea tan grande que deje todos los espacios abiertos a que cualquier imbécil se haga del poder y lo detente, hasta que la situación se revierta. Este bien podría ser un escenario actual posible en Argentina. Pero a la vez, este tercer factor es combinable con los dos anteriores (a y b) con lo que –por supuesto- la situación en el país en cuestión no podría ser peor que peor.
Pero el punto de este análisis es que sean uno, dos o tres los motivos, o más de tres, el resultado es siempre el mismo, todo da como producto final una dictadura o tiranía, nada que ver con ninguna clase de "democracia", excepto que -como explico en mi libro La democracia-, se admita que la democracia es -o puede llegar a ser- una forma de dictadura, si este fuera el caso, el ejemplo de Argentina es paradigmático.
Los países con partidos únicos o lideres únicos o -en el caso argentino- con un único matrimonio gobernante, son por definición, aquí ahora y siempre, dictaduras. Es por ello que cuando los periodistas gustan referirse a la "última dictadura" sin más (en alusión a los militares) deberían aclarar –además- que no se están refiriendo al gobierno de los Kirchner. Caso contrario, la referencia periodística llamará a confusión a los entendidos, o a las personas que aun tienen dos dedos de frente y algunas nociones de derecho cívico de colegio.
Las dictaduras como la de Kirchner en Argentina son las más difíciles de combatir, cuando quienes las ejercen no dudan ni cesan de mentirle al pueblo, sabiendo que buena parte del pueblo creerá las mentiras y otra parte -sabiendo perfectamente que se le miente- simplemente se encogerá de hombros y su máxima expresión de protesta será algún insulto fuerte contra el gobierno dicho entre dientes o en susurro (cuestión de no levantar mucha atención en derredor) y nada mas pasará de allí.

Gabriel Boragina es autor –entre otros- de los siguientes libros: La Credulidad, La Democracia, Socialismo y Capitalismo , etc.


¿Cuántas libertades hay?

Por Gabriel Boragina © Es frecuente creer que hay tantas libertades como seres humanos así lo estimen. De tal suerte se habla, por...