Algo mas sobre el socialismo libertario

Por Gabriel Boragina ©

Hace poco señalé las que, a mi manera de ver, eran algunas contradicciones insuperables del llamado socialismo libertario. Allí me centré en lo económico (sin agotar el tema desde luego), aquí quiero reflexionar sobre otros aspectos que me indican una clara y cada vez más neta contradicción entre las palabras socialismo y liberalismo. Lamentablemente, se está extendiendo la expresión libertario como sinónimo de liberal, no habría nada que recusar a la equivalencia, si no fuera porque esto implica adoptar para todo el mundo, el sentido que estas expresiones tienen en países determinados tales como los Estados Unidos de Norteamérica, donde un libertario es lo que en Europa y el resto del mundo se conoce como un liberal. En tanto que en el país del norte, un liberal es lo que en el resto del mundo se conoce como un socialista. [1]

En lo que sigue del texto, emplearemos estas expresiones en su sentido clásico (no el americano) y aclararemos en cada oportunidad que se presente, cuando lo hagamos en un sentido diferente a aquel.

1. Colectivismo e individualismo.

El socialismo (que ya definimos muchas veces) es una forma de colectivismo, en tanto que el liberalismo o libertarianismo (en su acepción Norteamérica) pertenece a la orbita del individualismo, esto marca un claro antagonismo entre uno y otro, antagonismo que coloca a uno y a otro en la antípoda, un colectivista no puede ser a la vez individualista, o es uno o es lo otro, pero por el principio de identidad, no se puede ser algo y al mismo tiempo ser también lo opuesto a ese algo.

Pero no nos andemos con rodeos, "socialismo libertario" es una expresión mucho mas presentable y mucho mas elegante para denominar lo que se esconde detrás de ella, que no es otro que nuestro antiguo conocido, al que siempre se ha difundido como anarquismo.

Las ideologías fracasadas históricamente siempre han tenido la costumbre de intentar ponerse en vigencia, una y otra vez, abandonando el rótulo o la etiqueta con la cual fracasaron y aggiornandose, lo que significa, en buen romance, ponerse otro nombre más aceptable o más "políticamente correcto".

En esta línea, los socialistas de siempre, ahora son "la izquierda", "progresistas" o "izquierdistas" y los anarquistas de toda la vida, ahora son los modernos "socialistas libertarios".

Hemos dedicado mucha atención a desnudar el anarquismo en otros lugares. Examinando los postulados de unos y otros, es decir de socialistas "libertarios" y anarquistas, pronto el lector arribará a la misma conclusión que aquí dejamos sentada, ambos son la misma cosa o "el mismo perro con diferente collar" conforme reza un popular dicho local.

Como allí dijimos, política y filosóficamente, el anarquismo se encuentra próximo al liberalismo (no libertarianismo. Preferimos la clásica expresión liberalismo a la otra, por los mismos motivos que da Ludwig von Mises en su tratado sobre la Acción Humana), mas se separa abruptamente de este ultimo al adoptar in totum la "economía" marxista con lo cual, se pierde enteramente en ella.

2. Propiedad y libertad.

Socialismo es negación (o restricción) de la propiedad privada, en tanto que el liberal (o libertario) es -a grandes rasgos- el partidario de la libertad, pero si le negamos a otro su propiedad, le estamos restringiendo o suprimiendo su libertad ¿cómo puede hablarse entonces de un "socialismo libertario" sin caer en una groserísima contradicción?. No es posible, amigo lector. O somos libres o no lo somos, y la libertad no puede excluir la posibilidad de adquirir y de poseer, no solo cosas materiales sino también inmateriales, la libertad debe, necesariamente, incluir la potencialidad -o posibilidad- de ser propietario de algo y, de llegar a serlo, de permanecer en dicha situación o estado (de propiedad) por el tiempo que su titular lo juzgue oportuno, y una vez mas, todo esto es incompatible desde cualquier ángulo con cualquier clase de socialismo que se precie de tal, porque en esencia, el socialismo rechaza dicha potencialidad.

Evidentemente pues, libertario debe significar otra cosa muy diferente a liberal, cuestión que abordaremos en el punto siguiente.

Por lo demás, todas las definiciones son coincidentes en que lo privado es lo contrario a lo estatal, y si el socialismo es contrario a lo privado va de suyo que solo puede ser estatal, lo que a su vez nos muestra que hablar de "socialismo estatal" o "socialismo de estado" son meras redundancias o pleonasmos que solo confunden sin aportar nada valioso al debate o al conocimiento.

3. Anarquistas "libertarios"

De este engendro ("libertarios" anarquistas o viceversa) ya hemos hablado lo suficiente, como apuntamos arriba, todo lo que dijimos sobre los anarquistas (o el anarquismo o la anarquía) le es enteramente aplicable a este grupo que trata de diferenciarse, sobre la base de sus propias confusiones conceptuales o sus propias ignorancias en materia económica, y recalcamos en lo económico porque, a pesar que, como tantas veces dijimos, el anarquismo se halla bien orientado en lo político y en lo filosófico termina –lamentablemente- descarrilándose por completo cuando adopta el ideario socialista, ya sea en sus versiones oweniana, proudhiana, bakinunista, o marxista, las diferencias de matices y de personas entre ellas, no pueden disimular, en modo alguno, su enemigo común: la propiedad privada, elemento recurrente que los une en su contra a todas estas versiones pseudo-diferentes de socialismo.

Parte de estas confusiones que padecen, las hemos sintetizado nosotros, y, en esencia, excepto en la manera en que se auto designan, no se diferencian en absoluto de cualquier socialista normal, sea utópico o el risiblemente "científico". Si nos atenemos a la definición que nos da el diccionario:

libertario, ria

adj. y s. Que defiende la libertad absoluta, y por lo tanto, la supresión de todo gobierno y de toda ley, anarquista: partido libertario.[2]

El liberalismo no tiene nada que ver con esto, y de acuerdo con esta definición un libertario nada tiene que ver con un liberal, aunque lamentablemente esto es válido para todo el mundo, excepto en contados lugares, tales como los Estados Unidos de Norteamérica, donde un libertario es lo que aquí llamamos un liberal clásico.

4. ¿Libertad absoluta?

Ahora bien, convendría aclarar que la libertad nunca es absoluta y menos aun en un estado anárquico, vivir en sociedad implica necesariamente ciertas restricciones y condicionamientos, algunos no queridos e incluso indeseados, quien goza de libertad absoluta es porque ha aplastado los derechos de otro o de otros, de una u otra forma, de este modo se advierte con claridad que anarquismo es igual a totalitarismo.

Quien posee la libertad absoluta, implica que ha logrado convertir en esclavos a todos sus semejantes, es decir, es un tirano, un déspota, un dictador, ha obtenido pasar por encima de los derechos ajenos. Un derecho, en este contexto, es la libertad para hacer algo o para evitar que otros hagan alguna cosa respecto de aquel quien detenta el derecho en cuestión, todo derecho -como ha enseñado Alberto Benegas Lynch (h)- tiene como contrapartida su correspondiente obligación, un estado de derecho es aquel donde a cada derecho corresponde su respectiva obligación y donde la ley preserva de que ambos se observen en forma rigurosa. La libertad tiene sentido en un contexto social y dentro de un marco legal, no hay libertad fuera de la ley, entendida esta ultima, como surgente de una convención, cuya observancia reiterada, fruto de una larga tradición, termina recibiendo sanción legal.

En este sentido, la expresión "socialismo libertario" es redundante, ya que traduce lo que el socialismo ya precisamente era, antes de agregársele el aditamento de "libertario", esto es: caos, desorden y tiranía. Visto de este modo, podemos concluir que son muchas las sociedades socialistas libertarias en el mundo que existen hoy día, lo que una vez mas, nos lleva a concluir, que ninguna diferencia existe entre el socialismo de estado y el socialismo libertario.

Paradójicamente, la palabra "libertario" puede significar o bien una cosa o bien su opuesto, de allí, que hayamos tenido que considerar ambos posibles significados discrepantes para tener una visión mas amplia del tema.




[1] Sobre este tema ver los trabajos del Dr. Alberto Benegas Lynch (H)

[2] http://www.elmundo.es/diccionarios/

Socialismo de estado y socialismo libertario

Por Gabriel Boragina ©

1. Definición.

"SOCIALISMO: rmino general que se da a las doctrinas --y a los sistemas políticos inspirados en ellas-- que sostienen la necesidad de eliminar la propiedad privada de los medios de producción para lograr una sociedad sin clases. En la práctica los sistemas socialistas propugnan formas de propiedad estatal sobre el conjunto de la economía y un sistema de planificación central que coordine la actividad de las empresas estatizadas.

El concepto de socialismo admite una variedad de significados concretos, más o menos coincidentes con el criterio anterior: la variante más extrema, denominada comunismo, se inspiró fuertemente en las ideas de Marx y de Lenin, organizando de hecho un sistema totalmente centralizado de propiedad estatal donde sólo se admitía la propiedad cooperativa parcial en el campo y muy limitadas formas de propiedad privada en algunos servicios. Por su propia lógica interior tales sistemas devinieron en aparatos burocráticos de enorme poder, donde el Estado concentró todas las decisiones importantes en materia política y económica, y donde se estableció en consecuencia un control totalitario sobre el conjunto de la sociedad. El ejemplo más conspicuo de este modelo, el que se desarrolló en la URSS, produjo visibles ineficiencias y tensiones que llevaron a su desaparición.

Otra forma más moderada de socialismo es aquel que, abogando por una economía totalmente estatizada como meta final, aceptó desarrollar una larga etapa de reformas que llevaran a este resultado. Conocido como socialismo democrático, los países que siguieron este modelo llegaron a economías de mercado con fuerte participación estatal, como en muchos países de Europa. En los últimos años, sin embargo, los partidos socialdemócratas han abandonado prácticamente la intención de llegar a una sociedad sin propiedad privada, limitándose a abogar por amplios programas sociales y el control estatal sobre ciertos monopolios.

Otras formas de socialismo, inspiradas por el cristianismo o por diversas variantes de ideologías nacionalistas, han propugnado básicamente una economía donde se reservan al Estado las industrias más importantes, por razones estratégicas, o donde se estimula la formación de cooperativas y otras formas de propiedad no privada. Estas ideologías estuvieron en boga en las naciones menos desarrolladas durante varias décadas, especialmente en el periodo que va desde la Segunda Guerra Mundial hasta los años ochenta. En la mayoría de los casos propusieron también modelos de desarrollo basados en el proteccionismo y en la sustitución de importaciones, guiándose por lo que se llamó el nacionalismo económico.[socialism]. (ver voces: ESTADO DE BIENESTAR; PLANIFICACIÓN; PROPIEDAD; PROTECCIONISMO; SUSTITUCIÓN DE IMPORTACIONES).

Voz "Socialismo" en Carlos SABINO; "Diccionario de Economía y Finanzas". Contiene léxico inglés-español y traducción de los términos al inglés. Consultores: Emeterio Gómez; Fernando Salas Falcón; Ramón V. Melinkoff. CEDICE. Editorial Panapo. Caracas. Venezuela. Pág. 225/226."

A la luz de la definición del profesor Sabino, resulta simple determinar el origen del socialismo.

2. Algunas nociones elementales.

Como surge de la definición transcripta, el socialismo es la negación de la propiedad privada. Esa es su esencia. Pero esa negación puede ser total o parcial. Cuando esa negación es total, hablamos de comunismo. Cuando esa negación es parcial hablamos de socialismo. La supresión de la propiedad privada admite grados que van desde el 1% al 100%. Si suprimimos la propiedad privada en un 1% tendremos una sociedad muy poco socialista, si suprimimos la propiedad privada en un 100% tendremos una sociedad comunista o lo que es igual, socialista al extremo (comunismo es una palabra simple que sirve para designar el socialismo radical). La "convivencia" o mejor dicho coexistencia entre propiedad privada y propiedad publica recibe el nombre de intervencionismo .Convencionalmente se admite que cuando esta coexistencia (nada armoniosa por cierto) es de proporciones mas o menos equivalentes a un 50%, tenemos una sociedad perfectamente intervencionista. Si la propiedad pública supera ese porcentaje, hablamos de una sociedad o país socialista por mayoría de propiedad pública y viceversa, en el caso contrario.

La propiedad pública, a su vez, se define de dos formas, ya sea como propiedad estatal o como propiedad comunal. Ambas formas no son mas que camuflajes de la propiedad privada, que en la vida del mundo real es insuprimible. En la práctica, la propiedad pública siempre esta en manos de particulares, sean estos miembros del gobierno (personas físicas) o la comuna (también personas físicas).

3. Pretendidas "diferencias" entre los "socialismos" de estado y libertario.

Se ha pretendido la existencia de "diferencias" entre un socialismo de Estado y otro socialismo de tipo "libertario". Es prácticamente imposible en los modernos diccionarios socio-político-económicos encontrar definiciones diferenciadoras entre esos "tipos" de socialismo, lo que indica que la distinción, además de inusual, es completamente arbitraria. Como hemos dicho antes, el socialismo (de cualquier color, mote, denominación, rótulo que se le quiera poner, o adjetivo con el cual se lo quiera calificar) es la negación de la propiedad privada. Ese es su rasgo distintivo. El socialismo es propiedad pública y la propiedad pública es inviable, siendo irrelevante si los medios de producción están en manos del gobierno o en manos de la "comunidad", entendidos ambos como entelequias inexistentes. Como dijimos, detrás de la hipóstasis llamada "gobierno" y detrás de la no menos hipostática falacia denominada "colectividad, comunidad, sociedad, comuna, etc", lo que el mundo real nos muestra, son personas físicas, reales y concretas. Ergo, la propiedad, (en el mundo real) siempre es propiedad privada, porque sea un jerarca o un grupo de personas de una comunidad, siempre serán personas concretas las que tomarán decisiones sobre como administrar y disponer de esa propiedad. Este mecanismo es al que está sujeto la propiedad privada.

En este contexto y de acuerdo a lo dicho arriba, socialismo "libertario" es una contradicción en términos. Un vocablo anula al siguiente. O es socialismo o es libertario, pero (salvo que con la palabra "libertario" se quiera en realidad aludir al libertinaje, con lo cual quedaría salvada la contradicción) el libertarianismo -o mejor dicho liberalismo- sabe que la propiedad privada es fundamental para la riqueza y progreso de los pueblos. Entonces, si el socialismo niega o rechaza la propiedad privada jamás podría ser libertario. Nuevamente, o se es libertario o se es socialista, jamás ambas cosas a la vez.

De todos modos, es bien claro que los pretensos socialistas "libertarios" tienen poco o nada de libertarios y si tienen mucho –o todo- de socialistas. Examinemos rápidamente algunos de sus errores recurrentes:

Ø Creen en la teoría laboral del valor, craso error de los economistas clásicos, que fuera adoptada por Marx, haciendo de ella el pilar de su sistema despótico.

Ø Ignoran por completo la moderna teoría del monopolio desarrollada por Murray Rothbard siguiendo los lineamientos de Ludwig von Mises. En su lugar, siguen repitiendo la teoría del monopolio marxista.

Ø Aun hoy, en plena modernidad, siguen defendiendo las teorías erróneas de Proudhon, Bakunin, Kropotkin, Marx y Engels sobre la propiedad.

Ø Desconocen los postulados y los revolucionarios descubrimientos de la Escuela Austriaca de Economía fundada en 1871.

Ø En suma, ignoran como funciona una economía de mercado, repitiendo las falacias marxistas. Estos gravísimos errores económicos los descalifican ya de por sí como libertarios y los mete de lleno en la bolsa de los socialistas.

Resumiendo, son incapaces de ver que la supresión o disminución en cualquier grado de la propiedad privada nos conduce a la pobreza en lo económico y a la tiranía en lo político.

4. Historia.

Una mirada histórica retrospectiva nos indica que la propiedad pública siempre fue la regla en el mundo hasta el siglo XVIII, cuando los liberales dieron sustento teórico y legal a la propiedad privada. De allí que como se ve, aun sin estar doctrinariamente estructurado, el socialismo y el comunismo se practicaron en todas las épocas existentes antes del siglo XVIII, también después, de allí que sean falsas las teorías que afirman que socialismo y comunismo son "novedades" o peor aun "mejoras" propias de hace un par de siglos. Afirmar algo como eso, demuestra ignorancia o mala fe histórica. Recordemos que socialismo = propiedad pública.

Una mejora o progreso es una innovación. El socialismo a partir del siglo XVIII no representó ninguna de ambas cosas. No fue ni mejora ni progreso, ya que era la forma corriente de organización socio-político-económica anterior al siglo XVIII.

Tanto los "socialistas utópicos" como los "socialistas científicos", solo dieron nuevo maquillaje a un uso socio-económico que se practicó durante toda la historia desde las primitivas tribus aborígenes, pasando por Platón, Aristóteles, la Edad Media, Moderna y Contemporánea y que -como afirma Ludwig von Mises- mantuvo al mundo estancado, embrutecido y empobrecido durante 18 siglos desde Cristo.

El sistema capitalista de producción, cuyo pilar es precisamente la propiedad privada, fue el que sacó al mundo de su letargo, pobreza y aislamiento y produjo la civilización occidental, moderna y tecnológica que hoy disfrutamos.

Volver al socialismo en cualquiera de sus formas, es postular volver a aquel pasado preindustrial, con todas sus hambrunas y miserias, guerras y crímenes, inclemencias, enfermedades y aislamiento.

Es decir, volver a la barbarie.

El Derecho (7° parte)

Por Gabriel Boragina © “F. La coerción jurídica en la práctica. Saliendo ahora del aspecto puramente filosófico y emplazando el tema...