La desigualdad laboral de "género"



Por Gabriel Boragina ©

Con motivo del "día de la mujer" se han reflotado ciertos temas recurrentes, que aluden al ya repetido de la desigualdad de "género", dejaremos de lado la ya debatida cuestión de que lo gramaticalmente correcto es aludir a los sexos y no a los "géneros", y nos centraremos en lo que se refiere concretamente a la desigualdad. Un informe económico emitido específicamente para ese día declama con cierto tinte de indignación:
"La tasa de participación laboral de hombres y mujeres aumenta 7 puntos con la llegada del primer hijo …Cae 16 puntos con la llegada del primer hijo. Con la llegada de los hijos, los hombres trabajan más, mientras que las mujeres trabajan menos. 34 horas semanales ocupan en sus trabajos las mujeres sin hijos, 40 horas semanales ocupan en sus trabajos los hombres sin hijos; 30 horas semanales ocupan en sus trabajos las mujeres con hijos, 44 horas semanales ocupan en sus trabajos los hombres con hijos Para las que siguen trabajando, la maternidad incide en la carga horaria laboral"[1]
Parece olvidarse o desconocerse en este informe y en muchos de los debates que se ven, escuchan y se leen por todas partes que, el trabajo no es un fin en sí mismo, sino que es un medio para obtener un fin, que es un ingreso, y que este ingreso tampoco es un fin en si mismo, sino que es -a su vez- otro medio para lograr otro fin, que es el de la satisfacción de las necesidades humanas. La eficiencia económica se produce no cuando se trabaja más, sino cuando trabajando menos se consiguen mas cosas. La igualdad que se persigue entre "las horas de trabajo" masculinas y femeninas no tiene ningún sentido lógico, porque los igualitaristas invierten los roles, y ubican las horas de trabajo como fin y no como medio para llegar al verdadero fin. Lo ideal es que trabajando menos ganemos más, y no que -simplemente- todos (hombres y mujeres) trabajemos más. Mas absurdo todavía es procurar que las mujeres trabajen mas que los hombres.
"La causa es la desproporción en la asignación de las tareas domésticas. hombres: 3,4 horas, mujeres: 6,4 horas diarias dedicadas al trabajo doméstico no remunerado (El trabajo doméstico no remunerado implica las tareas relacionadas con los quehaceres domésticos, el apoyo escolar y al cuidado de niños)"[2]
Aquí, el error de fundamento es considerar que el trabajo doméstico no esta remunerado. Si se parte de la base -como parece inferirse del informe en análisis- de que se esta tomando el caso de una pareja conviviente, se prescinde del hecho de que lo que las mujeres ganan menos esta compensado por los que sus esposos o parejas masculinas ganan más, como el mismo informe reconoce al decir que los hombres ganan más que las mujeres. Ergo, al estar compensado, no hay la "desigualdad" que se pretende argüir. Y el informe desecha muchos otros aspectos más, como que, gracias al avance tecnológico, los quehaceres domésticos cada vez son menores, más simples y rápidos de hacer. Los hombres que ganan más que sus mujeres pueden emplear personal doméstico para tales tareas, incluidos apoyo escolar y cuidado de niños. Si sus esposas hacen este trabajo, ello significa un ahorro importante al ingreso familiar, involucrando una mejor calidad en la atención y cuidado de los niños. Y si bien puede hablarse de "desigualdad", esta complementación la suple con creces.
"Como consecuencia, las mujeres que trabajan ganan menos por mes que los hombres. Cada 100 pesos que ganó un hombre sin hijos, las mujeres sin hijos ganaron 81$. Cada 100 pesos que ganó un hombres con hijos, las mujeres con hijos ganaron 68$. Con la maternidad, la mujer pierde 16% de su ingreso mensual"[3]
Toda retribución que se paga en el mercado obedece a factores que varían conforme a si el mercado es libre o intervenido y muchos otros. El informe analiza un mercado intervenido como es el caso del mercado argentino. En un mercado libre, los salarios están en función de las diferentes productividades marginales que ofrecen los trabajadores. Estas productividades son, naturalmente, disimiles. Las capacidades de todos, hombres entre sí, mujeres entre sí, y de hombres y mujeres entre sí, tampoco escapan a esta regla natural que no impone ningún empleador ni gobierno, sino que viene dada por la naturaleza misma.
"La desigualdad se acentúa aún más para mujeres con bajo nivel educativo. Por cada $100 pesos que ganó el hombre con hijos, la mujer ganó la mitad. Tasa de participación: 1 de cada 2 mujeres no participa en el mercado laboral luego de la llegada de los hijos Ingreso mensual*
No debemos perder de vista que la desigualdad de rentas y de patrimonios es una consecuencia lógica y natural de la desigualdad que impera por doquier en la naturaleza. Nunca ha sido posible suprimir esta desigualdad, pese a que la historia del mundo podría sintetizarse en una lucha por hacerla desaparecer. Los intentos por eliminar la desigualdad en todos los tiempos han tenido siempre el mismo resultado: la han acrecentado. Lo que el capitalismo consigue es aumentar los ingresos de todos (hombres y mujeres) en función de sus respectivas capacidades y aptitudes personales para las tareas en las que se pretendan emplear.
"Uno de los factores que afecta la igualdad de género es resultado de decisiones privadas ligadas a la llegada de los hijos y su crianza. La desproporción en la asignación de tareas domésticas incide en las posibilidades de dedicarse al trabajo remunerado. Es común que ante el desafío de la maternidad las mujeres se retiren del mercado laboral, reflejado en la caída de la tasa de actividad, o que trabajan elijan trabajos más flexibles y/ o que les impliquen menos horas, que se traduce en menores ingresos."[4]
Debemos aquí recordar nuevamente que todo trabajo es remunerado, incluido el doméstico. Y que la igualdad no es posible. Ni la de "genero" ni la de nada. Por lo demás, quien resuelve en qué proporción se asignarán las tareas domésticas es una decisión privativa, personal y excluyente de la pareja, y de nadie más. ¿Qué propone el informe analizado? ¿Qué sea el gobierno el que tome las decisiones del caso? Eso estaría "apropiado" en un estado marxi-comunista-leninista, pero no en una sociedad civilizada. El trabajo no es un fin como sugiere el informe en estudio. Sino que es un medio para llegar a un fin. Una remuneración en especie no lo es menos que otra en moneda.             

[1] Fuente: IDESA con base en Encuesta Sobre Trabajo No Remunerado y el Uso del Tiempo, INDEC 2013.
[2] Fuente: IDESA con base en EPH 2do trimestre 2017
[3] Fuente: IDESA con base en EPH 2do trimestre 2017.
[4] IDESA, Ibidem.

No hay comentarios.:

El derecho de propiedad y su violación

Por Gabriel Boragina © Desde todos los ángulos imaginables se reclaman con urgencia "políticas públicas" como supuesta y ú...