Caos planificado


Por Gabriel Boragina ©

Pocas obras conservan una actualidad tan impactante como todas la de ese autor genial que fue Ludwig von Mises. La que hoy nos proponemos comentar es la titulada Caos planificado[1] escrita en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y cuyos conceptos y principios son, sin embargo, casi completamente aplicables a nuestros días. Allí el fenomenal maestro austriaco comienza la misma con estas palabras:
"Lo característico de esta época de dictadores, guerras y revoluciones es su inclinación anticapitalista. La mayoría de los gobiernos y partidos políticos ansían restringir la esfera de la iniciativa privada y la libre empresa. Es un dogma casi indiscutido que el capitalismo está acabado y que el advenimiento de una completa disciplina de las actividades económicas es al tiempo inevitable y altamente deseable."[2]
Pese a que Hitler y Mussolini habían caído, todavía sobrevivían las ideas que los habían inspirado a crear sus respectivos movimientos y a declarar al capitalismo como el enemigo supremo a combatir. Es de recordar que ambos dictadores (tanto como el soviético Stalin) consideraban ser los únicos verdaderos representantes del socialismo, basta a tal fin rememorar que el nombre completo del partido nazi de Hitler era el de "Partido Nacional Socialista Obrero Alemán" y que Mussolini en sus comienzos militaba en el partido comunista italiano de donde, finalmente, fue excluido.
Ayer como -con poca diferencia- también hoy, en Europa la atmósfera que se respiraba era de un anticapitalismo a ultranza, algo que se ha extendido paulatinamente desde entonces hasta la fecha en América y que abraza todo el orbe.
"Aun así el capitalismo sigue siendo muy vigoroso en el hemisferio occidental. La producción capitalista ha hecho progresos muy notables incluso en estos últimos años. Se han mejorado mucho los métodos de producción. Los consumidores han recibido bienes mejores y más baratos y muchos artículos nuevos inauditos hace poco tiempo. Muchos países han expandido el tamaño y mejorado la calidad de sus manufacturas. A pesar de las políticas anticapitalistas de todos los gobiernos y de casi todos los partidos políticos, el modo capitalista de producción sigue en muchos países cumpliendo su función social de proporcionar a los consumidores más bienes, mejores y más baratos."[3]
A pesar de lo desigual de la lucha entre el capitalismo y el anticapitalismo de gobiernos y partidos políticos, el capitalismo supo mantenerse activo y productivo (características ambas esenciales del mismo) durante todas las épocas habidas desde su aparición en las postrimerías del siglo XVIII hasta nuestros días.
En la época en la que L. v. Mises escribe este ensayo, el capitalismo había sufrido golpes terribles de la mano de las dictaduras nazi-fascistas y comunistas, inclusive después de la finalización de la Gran Guerra el imperio soviético anexó a los países de la Europa oriental dentro de su órbita.
Aun así, y de la mano de ideas promercado, Alemania occidental emergía como el Gran Milagro Alemán como se lo denominó en aquella época. Las señales que el capitalismo surgía victorioso estaban dadas por el hecho que "Los consumidores han recibido bienes mejores y más baratos y muchos artículos nuevos inauditos hace poco tiempo" y todo ello cada vez en mayor cantidad.
"Indudablemente no es un mérito de gobiernos, políticos y sindicalistas que los niveles de vida estén mejorando en los países comprometidos con el principio de la propiedad privada de los medios de producción. No son los negociados ni los funcionarios, sino las grandes empresas las que tienen el mérito de que la mayoría de las familias en Estados Unidos posean un automóvil o una radio. El aumento en el consumo por cabeza en Estados Unidos, comparado con las condiciones hace un cuarto de siglo no es un logro de leyes y decretos. Es un logro de empresarios que aumentaron el tamaño de sus fábricas o construyeron otras nuevas."[4]
Este párrafo es de suma importancia por cuanto aquí L. v. Mises identifica por completo el sistema capitalista con el del "principio de la propiedad privada de los medios de producción", con lo que queda demostrado que sin propiedad privada no hay capitalismo y viceversa. Son dos componentes inseparables e inescindibles.
Resulta claro que el capitalismo no es mérito de ningún gobierno, ni movimiento político, dado que no ha sido creado por ninguno de ellos, sino que ha surgido de manera espontánea por la acción emprendedora de muchos individuos inspirados en su propio espíritu creativo y elaborativo.
No obstante, hay que alertar que el capitalismo es un producto lógico de la libertad, donde la filosofía de libertad impera y se la respeta es bastante seguro que allí brotará el espíritu capitalista y quizás también -en palabras de Michael Novak- el espíritu del capitalismo democrático.
Recordemos que en la época en que L. v. Mises escribe no existía ni la TV ni mucho menos Internet. Y los automóviles y la radio eran considerados artículos de lujo a los que sólo las personas ricas podían acceder. Es por eso que L. v. Mises hace hincapié que la producción capitalista haya permitido que en ese entonces la mayoría de las familias norteamericanas pudieran disponer de bienes que, en otras partes del mundo, eran tenidos por artículos suntuarios (automóviles y radios). Hoy en dia el capitalismo ha popularizado el uso de Internet y teléfonos móviles, algo impensado en épocas de L. v. Mises y no hace mucho tiempo atrás incluso.
"Uno debe destacar este punto porque nuestros contemporáneos se inclinan por ignorarlo. Enredados en las supersticiones del estatismo y la omnipotencia del gobierno, están preocupados exclusivamente con las medidas gubernamentales. Esperan todo de la acción autoritaria y muy poco de la iniciativa de los ciudadanos emprendedores. Aun así, el único medio para aumentar el bienestar es aumentar la cantidad de productos. Eso es lo que buscan las empresas."[5]
Nos hemos referido a esta verdad como la del paternalismo estatal. Nos comportamos como súbditos del emperador estado y esperamos todo de él. Esto no ha cambiado con el tiempo, y las palabras de L. v. Mises se han vuelto proféticas describiendo tanto a sus contemporáneos como a los nuestros.
Pero, a su vez, hay que destacar que a los partidarios de la libertad le preocupan las medidas estatales porque precisamente afectan negativamente el campo de la libertad y de las autonomías individuales que -como en los días en los que L. v. Mises escribía estas iluminadas palabras- acotan la libertad individual y el campo de la iniciativa privada, lo que impide nuevos emprendimientos al tiempo que obstaculizan los pocos que aún se encuentran en marcha.
Es un error popular creer que los gobiernos pueden mejorar la situación de las personas que están bajo sus esferas. Sino que son solamente esas mismas personas las que pueden resolver sus propios problemas y ayudar a solucionar los problemas del resto de sus conciudadanos.

[1] Ludwig von Mises, Caos planificado, fuente: http://mises.org/daily/2454 (Publicado el 3 de febrero de 2007).
[2] L. v. Mises ibidem, pág. 3.
[3] L. v. Mises ibidem, pág. 3/4.
[4] L. v. Mises ibidem, pág. 4
[5] L. v. Mises ibidem, pág. 4.

No hay comentarios.:

La maldición del capitalismo

Por Gabriel Boragina © El rechazo del capitalismo no es nuevo, apareció prácticamente con su misma manifestación y se prolongó en el...