Colectivismo e individualismo comparados

Por Gabriel Boragina ©

Cuando me refiero al individuo sin más, necesariamente me estoy refiriendo a todos los individuos y no solamente a uno. Si quisiera referirme sólo a un individuo no tengo necesidad de (ni debo) hacerlo así, sino que directamente lo identificaré por su nombre propio (Pedro, Juan, Adolfo, María, etc.) o, si es una cosa, por su nombre común (una roca, un zapato, un florero, etc.). Pero si no identifico al individuo en cuestión, la palabra individuo se entiende que alude a todos los individuos. Cosa semejante sucede con el término individualismo, se refiere a una doctrina que representa y  tiene como objeto a todos los individuos y no a algunos y -menos aun -a uno en particular.  
Una persona individualista, entonces, es aquella que piensa y vive en función de todos los individuos y no solamente en la de sí mismo. Se ama a sí mismo y vive para sí mismo, es verdad, pero ello no se contrapone con que también lo haga para todos los demás individuos. Y si no llega a amarlos, como mínimo los respeta y los considera.  Si no lo hiciera así, sería un colectivista y no un individualista. Ninguna persona desconoce que, además de sí misma, existen otras personas en el mundo. Lo que diferencia el actuar y hablar de un individualista al de un colectivista no es este hecho, sino la postura y actitud mental que asuma respecto de sus semejantes. Es decir, si los considera individuos o los considera formando parte de  grupos (que pueden ser el suyo propio o ajenos).  Por ejemplo, si Juan es negro y cuando pienso en Juan lo pienso como Juan, lo estoy pensando como individuo. Si en cambio, cuando pienso en Juan no lo hago como Juan sino como "negro" lo estoy pensando no como individuo sino como parte de un colectivo, en este caso, un colectivo racial : el de los negros. Lo mismo se me aplica a mí mismo. Si en lugar de pensarme como Gabriel me pienso como rubio no me estoy pensando como individuo, sino como parte de un grupo colectivo (en este caso el de los rubios). Lo mismo sucede con muchas etiquetas tales como judíos, católicos, obreros, arios, negros, flacos, gordos, nipones, alemanes, norteamericanos, inteligentes, idiotas, etc. se tratan -en todos los casos- de etiquetas de colectivos que denotan un pensar, un decir (y en muchos casos un sentir) colectivista.
El colectivista concibe al mundo "naturalmente" como un "colectivo". No piensa en términos de individuos, sino como partes de un ente "colectivo" mayor. Para un colectivista un individuo sólo es una pieza de un mecanismo mayor y su "función" sólo se limita exclusivamente a hacer "funcionar" dicho mecanismo. Lo ve pues, como un simple engranaje de una cadena de trasmisión. La "cadena de transmisión" viene a ser el grupo o colectivo, y el individuo solamente su engranaje. Por consiguiente, cuando piensa en términos de "derechos" y "obligaciones" lo hace respecto de algún "colectivo" y nunca respecto de otros individuos.
El colectivista se debe y debe a grupos. Inversamente, entiende que tiene derechos respecto de grupos. No a, ni de individuos.
Veamos algunas aplicaciones prácticas de estos conceptos.
Cuando un conductor estaciona en un lugar prohibido para tal efecto en la calle, lo hace -precisamente- porque entiende que él forma parte de un conjunto que tiene "derechos" que ejercer sobre otro conjunto que tiene "obligaciones" para con el conjunto al que el sujeto en cuestión pertenece.  Un colectivo llamado el estado-nación le ha otorgado "derechos" sobre determinados bienes que le ha dado en llamar bienes públicos. Es decir, que forma parte de un colectivo que, puede denominarse indistintamente "el público, la sociedad, el estado, la ciudadanía, etc." y que ese colectivo tiene una "propiedad pública" que es -por ejemplo- la calle. De modo tal que, actúa coherentemente con tales premisas cuando estaciona donde quiere, por cuanto lo está haciendo en un lugar que le han dicho que le pertenece tanto a él como a todos los que forman parte de ese colectivo.  Lo malo pues no está en lo que hace, o sea, en su conducta, sino en la noción de "público" que es un concepto típicamente colectivo y no individual. Por eso se trata de una conducta colectivista y no individualista.
Su mentalidad es pues colectivista, por cuanto considera que él forma parte de un "colectivo" al que puede denominar "pueblo, comunidad, etc." o -en su caso puntual- el "colectivo" de los "conductores de automóviles" que "tiene derechos" como parte de ese "colectivo" a utilizar a su antojo los espacios públicos, porque son de propiedad del público, y como él forma parte de ese público tiene "derecho" a usarlos.  En consecuencia, no se siente infringiendo ninguna disposición, ni ningún derecho cuando estaciona su automóvil en espacios públicos prohibidos a tal efecto.
La persona que fuma en un lugar público -poniendo otro ejemplo- no es individualista sino colectivista. Si fuera individualista no fumaria en lugares públicos, sino que lo haría en privados (individuales o pertenecientes a individuos). Si lo hace en un lugar público es porque es colectivista y, al serlo, puede pensar que el resto de los presentes están allí porque también son colectivistas (aunque no fumen), ergo, considera que no les molesta ni les debe molestar que el sujeto en cuestión fume. Si no fueran colectivistas no estarían allí. O bien puede pensar que si les molesta, son ellos (los molestados) los que no deberían estar allí. ¿Por qué si es un lugar público (y por lo tanto parte de él mismo) no debería hacer allí lo que le venga en gana? Este es el razonar de un colectivista.  En consecuencia, si fuma en ese lugar, su conducta es producto de su ser y "razonar" colectivista. No individualista.  Y además "coherente" con su colectivismo. Lo mismo puede decirse para otras tantas acciones que se verifican en la vía pública (es decir colectiva) como tirar basura, cruzar semáforos en rojo, adelantase en la fila, etc.
La forma pues como se comporta la gente en espacios públicos -es decir, en espacios colectivos-nunca es ni puede ser individualista sino colectivista.
En los espacios públicos nunca resultará posible ver conductas individualistas, porque al ser espacios colectivos, necesariamente la gente que se mueve y se comporta en ellos, lo hará de modo colectivista. Si hay tres (o 10 o 30) asientos en una plaza pública y todos están ocupados, los que están sentados no tienen un derecho exclusivo ni mejor a ocuparlos que otros, por lo que si llegan otras personas que se quieren sentar y los que ocupan se resisten, los recién llegados no harán más que ejercer su derecho público y colectivo si desplazan por la violencia a los que estaban sentados primero. En el colectivismo nadie tiene exclusivos ni mejores derechos que otros.  De idéntico modo, si el hecho de violencia se produce, y los que se quieren sentar echan a los golpes a los que ya estaban sentados, lo hacen en nombre de sus "derechos públicos" o colectivos y no en virtud de ningún derecho "individualista".
Esta es la razón por la cual se necesita de la policía en los espacios públicos y no en los privados.  Sólo se requiere de la policía en espacios privados cuando algún colectivista desea ejercer su colectivismo en un reducto privado. O en otros términos, cuando una o muchas personas de mentalidad y conducta colectivista quiere/n violar el derecho de otra u otras personas, por ejemplo, cuando el ladrón quiere entrar en la casa u otra posesión del vecino o de la del lector.
La conducta del ladrón es típicamente colectivista. Cuando roba lo hace porque entiende que los bienes que roba son públicos y que él tiene algún "derecho" sobre ellos o parte de ellos. Como "el ladrón ve a todos conforme a su condición", contempla a todos sus "prójimos" como potenciales o efectivos ladrones, de modo tal que, al ser un colectivista consecuente con su colectivismo, no siente al robar encontrarse infringiendo "derecho individual" alguno, ya que no considera estarse apoderando de ninguna "propiedad privada" (la que para él no existe). Ergo, no es un individualista, sino un colectivista.

8 comentarios:

Rodrigo Ariel dijo...

Cuando los artistas ponen en acción el colectivismo

Los medios locativos denuncian tanto el poder como los límites de las nuevas formas de vigilancia. Cuando introducen momentos de distorsión o inseguridad en esos límites, o cuando destruyen plataformas abiertas que ofrecen la posibilidad de revertir, multiplicar o retractar la mirada, deconstruyen así las operaciones tecnológicas que tienden al control político. Surge de allí un nuevo potencial para cambiar el modo en el que percibimos el espacio de interactuamos con él, con el tiempo y con los otros, en la medida en que las actividades descentralizadas son un desafío a las estructuras jerárquicas de la sociedad.

http://psicologia-terapias.blogspot.com.ar/2013/10/cuando-los-artistas-ponen-en-accion-el.html#.UmWwnHAz28p

Unknown dijo...

No crees que ser individualista es ser egoista?

Gabriel S. Boragina dijo...

No necesariamente....
Saludos.
Gaby

Ana Vicente Valor dijo...

Hola! He visto que el título indicas que este escrito es solo una primera parte. He buscado la continuación en tu blog y no la encuentro. ¿Dónde podría leerla?

Gabriel S. Boragina dijo...

Hola Ana, aqui la tienes:
http://www.accionhumana.com/2012/04/colectivismo-individualismo-y-egoismo.html
Sólo que no la he numerado como "parte 2".
Lo que mejor te sugiero para que encuentres todos los artículos sobre el tema, es que en el buscador del ángulo superior derecho escribas la palabra "colectivismo". Así te aparecerán todos los artículos sobre el mismo tema. Ya que hay artículo sobre el "colectivismo" que no llevan esta palabra en su título.
Sin embargo, ten en cuenta que todos son continuaciones unos de otros, aunque no lo aclare específicamente.
Gracias por tu pregunta.
Un abrazo.
Gaby

Unknown dijo...

En 1873 Estados Unidos sufrio una crisis economica comunmente denominada "Crisis de los Ferrocarriles", la columna vertebral del comercio y la actividad economica en aquel entonces se gestaba a traves del uso de los mismos, por aquel entonces un empresario monopolista llamado Jhon D. Rockefeller, debido a una disupta de negocios con uno de los grandes empresarios ferroviarios, decidio dejar de transportar sus barriles de keroseno en los mismos y decidio elaborar conductos subterraneos que transportaran su producto sin el soporte de los ferrocarriles, ya que el sustento economico de gran parte de los ferrcarriles eran los barriles de Rockefeller, 2/3 de las empresas ferroviarias quebraron. En conclusion, apelando a su derecho de propiedad y la libertad de invertir su propio capital el los conductos subterraneos, Rockefeller genero una crisis que afecto la calidad de vida de millones de Americanos, entonces pues, ¿No creo usted que el individualismo puede ser, al igual que el colectivismo, malo en ciertos casos?

Gabriel S. Boragina dijo...

En primer lugar habría que examinar si los hechos sucedieron tal como los relatas. No porque no te crea. Sino porque las fuentes históricas muchas veces no suelen ser confiables. O son tendenciosas. Depende del autor que se lea.
En segundo lugar, y suponiendo que los hechos fueron puntual y exactamente como los narras, es bastante difícil de creer que todos los ferrocarriles de un territorio tan vasto como el de los Estados Unidos solamente se mantuvieran trasportando kerosene, como si los Estados Unidos solamente produjeran pura y exclusivamente dicho producto y ningún otro. y que lo único que consumieran los americanos fuera kerosene y que les sirviera también de alimento y vestido.
Menos aún probable cuando un país como ese (potencia mundial) producía y desarrollaba gran diversidad y multiplicidad de artículos. Y todos ellos también se transportaban por la misma vía. Y los excedentes se exportaban.
Tercero, habría que examinar luego que tipo de monopolio era el que detentaba Mr. Rockefeller. Es decir, si tenía un monopolio natural, artificial o mixto. Porque de acuerdo a esto cambia el tipo de propiedad de que se trate. Si fuera natural era bueno, si fuera artificial era muy malo y si fuera mixto era mitad bueno, mitad malo. Pero la historia demuestra que los mixtos -al final del camino- devienen en artificiales, por lo que terminan siendo malos. Muy malos.
Cuarto : en todo caso, parece que los ferrocarriles fallaron en obtener nuevos clientes, lo que -te repito- es bastante difícil de creer. Porque Estados Unidos no solo producía y consumía kerosene.
Quinto : no parece que esa "crisis" hubiera durado para siempre. Lo cierto es que los ferrocarriles no desparecieron de la faz de la tierra de los Estados Unidos por culpa del malvado Rockefeller, lo que indica que si esa "crisis" existió los ferrocarriles pudieron recuperarse rápidamente de ella, y pudieron subsistir y crecer a pesar de los planes del demoniaco y pérfido Rockefeller.
Sexto : me parece excelente que Rockefeller haya dado trabajo y haya creado una nueva industria : la de los conductos subterráneos. Lo que demuestra que ha sido un gran dador de trabajo a personas que -a ese momento- estaban sin empleo (o subempleadas) y pudieron trabajar en la industria de los conductos subterráneos. Si fuera cierto que ese ser demoniaco fundió una industria, al menos reparó "su mal" creando otra. Y una gran fuente de trabajo que benefició a miles de nuevos empleados.
Séptimo : Si fuera cierto que 2/3 de empresas ferroviarias quebraron (muy difícil de creer) te quedaría por explicar cómo se recuperaron de la quiebra o aparecieron nuevas en su lugar. Esta es la parte más interesante que no nos cuentas. El hecho de que en Estados Unidos aun existan ferrocarriles y que sean florecientes, demuestra que el individualismo también es bueno para las empresas ferroviarias, y que -en definitiva- no merece dársele mucha importancia a que cada tanto aparezcan seres demoniacos como ese pérfido Sr. Rockefeller.
Octavo : si todo eso realmente sucedió (lo que me cuesta creer) y conociendo la historia de Rockefeller, lo más probable es que la verdadera causa de su decisión no haya sido una simple e inocente disputa de negocios. Lo más factible es que el "gran empresario ferroviario" cobrara demasiado caro el transporte, y hechas las cuentas, Rockefeller descubrió que transportándolo por conductos sería más económico. No veo lo malo. Todos queremos comprar barato y vender caro. ¿Por qué Rockefeller habría de ser una excepción? ¿esperabas que perdiera dinero solo por complacer a un empresario ferroviario que seguramente cobraba demasiado caro el transporte?. A la inversa : lo correcto era que el ferroviario le bajara el precio si es que quería conservar al cliente. Y más si ese cliente era tan pero tan importante.
Sigue....

Gabriel S. Boragina dijo...

Noveno : si quebró con tanta facilidad no debió ser tan GRAN empresario el ferroviario. Y si junto con el también quebraron 2/3 demuestra que el ferroviario también era un monopolista como Rockefeller. ¿Por qué entonces preferir un monopolista a otro? ¿o por qué tildar a uno de individualista y al otro de altruista? ¿Por qué considerar a uno bueno y al otro malo? ¿uno demoniaco y el otro un santo?
Décimo : si el producto dejó de transportarse en ferrocarril para pasar a transportarse por conducto subterráneo no se ve de qué manera se pudo ver "afectada" la calidad vida de ¿millones? de americanos. Esto es lo menos creíble de toda la historia. Al contrario, trasportado de modo más económico, esos americanos se vieron beneficiados en cantidad y precio. Y mucho más cumplidamente abastecidos.

Gobierno, economía y educación

Por Gabriel Boragina © Es casi un lugar común considerar que la educación debe prioritariamente estar a cargo del gobierno. Existe u...